miércoles, agosto 08, 2007

Lector ocasional

Soy alguien que descubrió la literatura de forma tardía. De niño, pocas veces tuve la motivación de leer mas allá de los cuentos y los relatos incluidos en textos escolares. Mi padre, un apasionado lector de Selecciones, intentó acercarme a las colecciones que guardaba esmeradamente en su armario, pero éstas no despertaron demasiado interés en mí.

Mucho mas tarde, en la universidad, algunos compañeros me influirían a descubrir muchos autores que desconocía. Las primeras novelas que empecé a comprar (y leer) fueron de ciencia ficción, Asimov básicamente. Más adelante, con la práctica ya me atrevía a leer cualquier obra contemporánea (y alguna que otra clásica) que llegaba a mis manos.

Hace poco, por medio de algunos blogs, me enteré de una iniciativa para proponerse leer 50 libros al año. Siendo sincero, reconozco que estoy lejos de alcanzar esa cifra, pero como buen ejercicio me he propuesto esforzarme y leer más, algo que creo todos debeŕiamos intentar.

A continuación, y a manera de control, lo último que he leído desde Julio del año pasado hasta ahora:


  • La fiesta del chivo (Mario Vargas Llosa)
  • Muy buena, tres lineas temporales que se acercan hacia el final. Conmovedora y sobretodo, basada en hechos reales.

  • Harry Potter y el misterio del principe (JK Rowling)
  • Interesante como lo ha sido cada una de las novelas de la saga. Va revelando cosas que anticipan el gran final.

  • Historia de un abrigo (Soledad Puértolas)
  • Novela a manera de relatos individuales donde los personajes entran y salen como roles principales o secundarios entre capítulo y capítulo. El mundo es tan pequeño como un pañuelo y cada persona en sí misma es un conjunto de fascinantes historias.

  • Ensayo sobre la ceguera (José Saramago)
  • Una gran novela, describiendo la barbarie a la que llegaríamos, si a todos de pronto nos faltara el sentido de la visión.

  • No se lo digas a nadie (Jaime Bayly)
  • Cuando se publicó por primera vez en Lima causó polémica por que algunos personajes guardaban similitudes con personajes de la sociedad limeña. Leerlo después de muchos años y de forma objetiva, nos dibujará una especie de radiografía de la Lima burguesa, con sus intolerancias, apariencias, desengaños, fobias y excesos.

  • El codigo Da Vinci (Dan Brown)
  • El famoso betseller que en resumen es muy entretenido. Consejo: no tomárselo en serio, se trata de ficción y leyendas que han sido forzosamente interpretadas (en algunos casos, adaptadas) para mantener coherencia con la novela.

  • El principe de la niebla (Carlos Ruiz Zafón)
  • Misterio y suspenso desde el inicio. Mantiene el interés hasta el final con algunos toques sobrenaturales, aunque no es mi fuerte lo sobrenatural, me mantuvo atrapado y lo terminé en pocos días.

  • Amantes y enemigos (Rosa Montero)
  • Recomendable colección de cuentos que giran en torno a complejas relaciones de parejas, desde las imposibles hasta las tormentosas, pasando por las fugaces y también las desgastadas por el tiempo. Más de uno se sentiría identificado con alguno de los diecinueve cuentos.

  • Y de repente, un angel (Jaime Bayly)
  • Fiel a su estilo, personajes caricaturescos, con ciertos pasajes cómicos y otros conmovedores.

  • Harry Potter y las reliquias de la muerte (JK Rowling)
  • Decidí leer la traducción no-oficial (hecha por los fans) para evitar que el final de la saga me lo sigan echando a perder. Mucha acción, muchos hechizos mortales y un buen final.

Seguiré informando.

No hay comentarios.: