jueves, marzo 13, 2008

Complejo freudiano y la casi censura a los drugos en la ADUNI

Como algunos conocerán, apoyo musicalmente a Juan Carlos Guerrero en su proyecto musical llamado Los Drugos, para lo cual los músicos personificamos a los protagonistas de la película La Naranja Mecánica como parte la propuesta artística que la banda desea ofrecer.

El día de miercoles 12, dentro del marco homenaje a Cesar Vallejo en el centro cultural ADUNI. Se coordinó una presentación acústica, es decir voz, guitarras limpias y bongós, que incluirían algunos temas de la banda inspirados en poemas de Vallejo.

Todo iba bien, en el camerino habíamos terminado de vestir nuestra indumentaria, y estábamos bromeando con Rafo Ráez -quién también se presentaba esa noche- cuando notamos que algunas personas de la organización entraban, nos miraban y se retiraban. Minutos más tarde escuchamos que al parecer se habían incomodado por nuestra indumentaria y que no la consideraban apropiada para el evento. Realmente me sorprendió bastante, por un momento pensé que estas personas no sabían a quiénes habían contratado. Juan Carlos comentó que él les había hecho llegar fotos, discos y notas de prensa acerca de nuestra propuesta artística (la cual perdía bastante de su sentido sin los disfraces).

Mientras Juan Carlos trataba de convencer a los organizadores afuera del camerino de que nuestra propuesta no era 'poco seria' (como se habían atrevido a calificarla). Nosotros nos preguntábamos qué era lo que realmente les molestaba, ¿acaso nuestra ropa color "blanco más blanco"? que parecía sacada de comercial de detergente; o nuestras botas tipo militar (tratándose de una institución como la ADUNI, que alguna vez tuvo un acercamiento político... no sé si eso sea un temor); o nuestras máscaras de arlequín; incluso llegamos a elucubrar que la causa era que los personajes de la película que interpretábamos, eran violentos.

Nuestras divagaciones metales fueron interrumpidas cuando Juan Carlos entró al camerino y cual Lorena Bobbit, procedió a cercenar el apéndice nasal que estaba pegado a su antifaz. Ahí recién entendimos que lo que había incomodado a los organizadores, era porque la nariz del antifaz parecía un pene (recordándome a lo que Freud podría llamar 'envidia del pene').

Bueno, en pleno siglo XXI y Los Drugos iban a ser censurados por que nuestro cantante tenía una representación fálica en la cara. No creo que eso constituya una falta de respeto, porque ESE falo (que a mi no me queda claro si realmente lo era) no se distingue bien a media distancia, es decir, desde el público, nuestro cantante iba a parecer un Pinoccio más... en fin, son los viejos temores de siempre, los viejos moralismos de siempre y los viejos tabúes que aún sobreviven en nuestra "moderna" sociedad.

Al final tocamos con nuestro cantante ñato, dimos todo lo nuestro en el escenario y al público le agradaron los temas. Pero el sinsabor y el mal rato que se pasó es algo que deja mucho que desear.

Nuestro drugo cantante corta su apéndice nasal

2 comentarios:

Karincita dijo...

ya me imagino, lo que pasaron pero bueno es parte del show, y la funciòn tenia que continuar, lo importante es que le gusto al pùblico.Claro para la pròxima pasa la voz.... un abrachote

Juan F. dijo...

No pasa nada con los Drugos, Juan Carlos Guerrero y toda su mancha me parecen demasiado diforzados y sin talento para componer temas propios, lo siento.