miércoles, marzo 26, 2008

Diario de vacaciones 2008 - Parte II

Estamos en París, el día de ayer fue un tanto agotador, visitamos mucho los alrededores de La Seine, los jardines de Luxemburgo, la iglesia de Saint Sulpice (para los que leyeron el Código DaVinci) y de noche la Torre Eiffel. Hace mucho frío, por ratos ha estado cayendo escarcha, pero nada que pueda ser repuesto con un buen chocolate caliente.

Hoy domingo, hay mucha gente por todos lados, por ser Semana Santa lógicamente hay mucho turista. La entrada a la Tour Eiffel estuvo abarrotada de gente, esta vez no subiremos a menos que queramos perder como mínimo tres horas en llegar a la boletería. Hemos ido caminando por la Plaza de la Concorde -donde antiguamente estuvo instalada la guillotina de la revolución- con su gran obelisco de figuras egipcias y el jardín de Les Tuilleries. He tomado fotos de las afueras del Museo del Louvre (este año sólo lo veo desde fuera) y nos hemos dirigido al Pont Neuf (Puente Nuevo) para tomar los botes que navegan por La Seine, sigue haciendo frío, brrrr.



Despues de almorzar en el departamento esperamos que llegue la tarde para ir a Montmartre, la basílica de Sacré Coeur está llena de turistas. También hay feligreses que hoy asisten a oir misa. Paseamos por el barrio de Amelie y seguimos por Boulevard Clichy hasta Moulin Rouge, en el camino observamos los numerosos sex-shops y establecimientos con shows para adultos...ouh la la Paris!



Hemos cenado en un restaurant de comida india muy bueno. Nos reencontraremos con Rúmer en Madrid, su avión parte mañana. Con Celia nos quedamos un día más, ojalá el tiempo mejore. El martes estaremos en España... ahí nos vemos.

jueves, marzo 20, 2008

Diario de vacaciones 2008 - Parte I

Ya estoy en Francia, en el aeropuerto Charles de Gaulle, he recogido mis maletas y esta vez he tenido suerte con los controles, ya que al venir haciendo escala en Amsterdan no me han pedido abrirlas como el año pasado (cuando vine haciendo escala en Bogotá), todo va saliendo bien. Me dirijo a comprar mi boleto de TGV hacia Lille, es un poco dificil moverse con efectivo porque hay mucha boletería automática que funciona con tarjetas bancarias. De cualquier forma me las he ideado para comprar el boleto y hacer la llamada telefónica a casa de Celia quien me esperará en la estación Lille-Europe, a 30 minutos de su casa en Tourcoing, mi destino final, el día de hoy.

Estos dos días en Tourcoing han sido muy buenos, hemos ido a alquilar segway con Célia, su padre, sus amigos Ben y Assya (los bloggers que se dieron la vuelta al mundo) y Rumer, un amigo peruano-madrileño y que nos acompaña estos días. Hemos estado por el centro de Lille y también hemos ido al cine, los franceses a ver una peli francesa que está teniendo mucho éxito por acá Bienvenue chez les ch'tis , mientras nosotros fuimos a ver la española El Orfanato



Hoy hemos cruzado la frontera en auto y hemos ido a Bélgica, a la ciudad de Brugge (o Brujas como lo conocen algunos hispanos). El tiempo no es de los mejores, hace frío y hoy ha habido algo de lluvia, pero para conocer esta parte de Belgica está bien. El ambiente en general tiene algo de romántico y nostálgico, su arquitectura invita a evocar tiempos medievales, hemos probado un postre que se llaman gofres y es el pariente lejano de los waffles que conocemos todos, o sea el invento es originario de aquí.



En resumen, estos días en el norte de Francia la he pasado muy bien, si bien el clima no ha sido perfecto, he podido aprovechar de salir, conocer, visitar a familiares de Célia, etc. El sábado saldremos Célia, Rúmer y yo rumbo a París.

jueves, marzo 13, 2008

Complejo freudiano y la casi censura a los drugos en la ADUNI

Como algunos conocerán, apoyo musicalmente a Juan Carlos Guerrero en su proyecto musical llamado Los Drugos, para lo cual los músicos personificamos a los protagonistas de la película La Naranja Mecánica como parte la propuesta artística que la banda desea ofrecer.

El día de miercoles 12, dentro del marco homenaje a Cesar Vallejo en el centro cultural ADUNI. Se coordinó una presentación acústica, es decir voz, guitarras limpias y bongós, que incluirían algunos temas de la banda inspirados en poemas de Vallejo.

Todo iba bien, en el camerino habíamos terminado de vestir nuestra indumentaria, y estábamos bromeando con Rafo Ráez -quién también se presentaba esa noche- cuando notamos que algunas personas de la organización entraban, nos miraban y se retiraban. Minutos más tarde escuchamos que al parecer se habían incomodado por nuestra indumentaria y que no la consideraban apropiada para el evento. Realmente me sorprendió bastante, por un momento pensé que estas personas no sabían a quiénes habían contratado. Juan Carlos comentó que él les había hecho llegar fotos, discos y notas de prensa acerca de nuestra propuesta artística (la cual perdía bastante de su sentido sin los disfraces).

Mientras Juan Carlos trataba de convencer a los organizadores afuera del camerino de que nuestra propuesta no era 'poco seria' (como se habían atrevido a calificarla). Nosotros nos preguntábamos qué era lo que realmente les molestaba, ¿acaso nuestra ropa color "blanco más blanco"? que parecía sacada de comercial de detergente; o nuestras botas tipo militar (tratándose de una institución como la ADUNI, que alguna vez tuvo un acercamiento político... no sé si eso sea un temor); o nuestras máscaras de arlequín; incluso llegamos a elucubrar que la causa era que los personajes de la película que interpretábamos, eran violentos.

Nuestras divagaciones metales fueron interrumpidas cuando Juan Carlos entró al camerino y cual Lorena Bobbit, procedió a cercenar el apéndice nasal que estaba pegado a su antifaz. Ahí recién entendimos que lo que había incomodado a los organizadores, era porque la nariz del antifaz parecía un pene (recordándome a lo que Freud podría llamar 'envidia del pene').

Bueno, en pleno siglo XXI y Los Drugos iban a ser censurados por que nuestro cantante tenía una representación fálica en la cara. No creo que eso constituya una falta de respeto, porque ESE falo (que a mi no me queda claro si realmente lo era) no se distingue bien a media distancia, es decir, desde el público, nuestro cantante iba a parecer un Pinoccio más... en fin, son los viejos temores de siempre, los viejos moralismos de siempre y los viejos tabúes que aún sobreviven en nuestra "moderna" sociedad.

Al final tocamos con nuestro cantante ñato, dimos todo lo nuestro en el escenario y al público le agradaron los temas. Pero el sinsabor y el mal rato que se pasó es algo que deja mucho que desear.

Nuestro drugo cantante corta su apéndice nasal