viernes, marzo 02, 2007

Carta de un padre no religioso a su hijo

Yo no quiero que maten tu rebeldía con un puñal de resignación, ni que amenacen tu bendita osadía con un infierno a su medida. No quiero que te cambien por tristeza tus toneladas de alegría, que distraigan tu mirada con el más allá del más aquí, que las promesas de vida eterna te hagan olvidar el compromiso frente a la eterna mala vida de los de siempre, que injusto sea normal y hermanos no sean todos, o que de tanto mirar al cielo se te olvide el suelo.



Texto completo de Gonzalo Morales para www.sindioses.org

2 comentarios:

María Clara dijo...

He tenido una discusión con mi hermano a causa de la religión, se me ocurrió abrir aquí y encontré esta hermosa carta. He perdido a mi hijo físicamente, cómo me hubiera gustado haberle dado a leer este documento.Me ha gustado muchísimo.Estoy muy de acuerdo, sé que mi hijo también lo hubiera estado!

El Martin dijo...

a mi también me gusto mucho, por eso la cité acá. Es una buena lectura, mucha fuerza!