viernes, enero 26, 2007

Lectura nocturna [RELATO]

La mujer sentada en el borde de la cama revisaba ayudada por sus gafas de lectura lo que parecía una envejecida hoja. La luz de la lámpara ayudaba a divisar con nostalgia, su nombre escrito en la primera línea. La solía revisar a menudo por las noches, desde ese día en que Rosa, su mejor amiga, se la entregó discretamente dentro de un sobre.

Camila:

Hoy te vi después de muchos años. Sonreías pero no te movías. La cámara fotográfica había congelado ese mágico instante. Feliz también se veía el hombre que te rodeaba con sus brazos mientras tu enseñabas orgullosamente un anillo. Me dio gusto verte así, tu felicidad era bastante contagiante.

Pienso en lo curioso que son los caminos de la vida y en el poco tiempo que nos damos para analizar cada uno de ellos. Recuerdo las palabras que no te dije esa noche en la que nuestra relación acabó. Recuerdo que, en ese momento, no pude ser todo lo sincero que debí haber sido. Recuedo que no te dije que había perdido la ilusión, recuerdo que no te mencioné que me estaba interesando por otra mujer. En esa ocasión fui un cobarde, lo reconozco. Por mucho tiempo tu dolor fue mi dolor, tus lágrimas fueron mis lágrimas y tu roto corazón fue el mío. No es fácil ser el villano de la película, espero me hayas podido disculpar.

De tí he conservado lo mejor: tu frescura, tu belleza, tu gran corazón y tu adorable mirada de desconfianza. Privilegiado yo por conocerte. Recuerdo tus intentos en remendar este viejo corazón que estaba hecho pedazos y que al final lograron que superara la triste experiencia con Fátima. Tuviste mucha paciencia conmigo y eso es algo que siempre recordaré.

Dicen que hay que ver hacia adelante y es lo que he tratado de hacer Camila. De el pasado sólo quedan recuerdos y de esos ambos tenemos bastantes. Deseo que a través de estas líneas sepas que te felicito por tu nueva familia. Te envío desde este lejano lugar, en el que me encuentro, un abrazo a la distancia y espero que nunca hayas dejado de sonreír. Siempre sonríe, tal como lo haces en esa foto vestida de novia, es la única foto que he podido ver después de tres años, y no fue fácil de obtenerla. La dirección de tu nuevo domicilio la desconozco, pero alguno de tus amigos cercanos me han prometido que te harán llegar este mensaje sano y salvo, ojalá no sea inoportuno. Ellos también te quieren mucho.

Miguel



Un bebé lloró en la habitación de al lado. Camila guardó el papel dentro de un libro y acudió al llamado de su hijo. Algún día él también se marchará, pensó. Lo unico que verdaderamente nos pertenece son los recuerdos, se dijo para sí.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Precioso, lindo, me conmovió... y bueno a segur adelante!!!!

Anónimo dijo...

Soy yo Pame la del comentario Le martin ;)

Le Martin dijo...

Pame: gracias por el comentario. Particularmente, la más grande satisfacción que uno puede tener, es conocer esas mínimas sensaciones que nuestra obra despierta en las personas. Precisamente es eso lo que justifica el seguir adelante.
Saludos

titon14 dijo...

quiero mandar saludos ami enamorada lucero de titon ....
quisiera q pongas te quiero de niga

Sheila dijo...

Me niego a que me rompan el corazon otra vez amigo , me niego rontundamente a volver a enamorarme, me niego a estar pensando en otra person, me niego a llorar, me niego a sentir amor otra vez.

me niego!!!!